Seleccionar página

Toda persona tiene libertades fundamentales, como la libertad de conciencia, la libertad de religión, la libertad de opinión, la libertad de expresión, la libertad de reunión pacífica y la libertad de asociación (Art. 3). Esto no impide que todos los días, las mujeres costarricenses experimenten la violencia de género en línea.

Desafortunadamente, hasta la fecha no existe una ley que penalice la violencia en línea en Costa Rica. Básicamente, la única ley que puede aplicarse es la Ley Nº 8968 de Protección de Datos Personales. Pero es difícil aplicarla porque las autoridades judiciales no están al día con el rápido desarrollo de las nuevas tecnologías.

El 1 de enero de 2018, Costa Rica con 61 otros países firmaron la declaración internacional N. 185 para desarrollar la ciberseguridad. El objetivo principal es crear una política penal común para proteger a las personas de los delitos informáticos (Consejo de Europa).

En este último módulo, te presentamos tres casos prácticos para explorar las diferentes opciones disponibles cuando se es víctima de un delito digital.

En el siguiente video podrás escuchar una situación real de violencia el línea hacia las mujeres. También se analiza cuáles son los retos de la legislación actual en relación con la violencia en la red.

Hablar con la policía 

Si los delitos digitales en su mayoría no son ilegales en este momento, es posible que deseemos denunciar el caso a la policía para que puedan documentar la violencia en línea en Costa Rica. Aunque este proceso pueda ser intimidante y complicado, aquí hay algunos consejos para prepararnos:

Primero, documentemos el caso. Mantengamos todos las datos en un lugar seguro. Es una buen idea hacer una copia de seguridad de estos datos en un disco externo. Si esto nos está creando conflictos emocionales y personales, podemos pedirle a un allegado que haga esto.

Decir claramente que queremos reportar violencia en línea. Tener claridad de lo que deseamos denunciar.

Es posible que después de una experiencia así, deseemos cuidarnos más, sin embargo, también es importante cuidar de nuestra salud emocional con alguna distracción y haciendo algo que nos guste y relaje.

Estás en el Módulo 4